http://surfactual.com/wp-content/uploads/jarredg.jpg

Bricomanía: Fabrica tu propia protección solar

Aunque a alguno le sorprenda el mayor enemigo que se puede encontrar un surfista, además de algún que otro local pesado, es el sol. El astro rey nos alumbra, pero también nos castiga desde ahí arriba. La mayoría está concienciada de la necesidad de utilizar cremas protectoras para evitar el daño que los rayos del sol hacen a nuestra piel. Pero también es cierto, que las cremas, si son medianamente buenas, son bastante caras.

Así que nosotros, también pensando en los amantes de lo natural, os vamos a ofrecer una receta casera para que fabriquéis vuestra propia protección solar. Esto es una mezcla de ‘Bicromanía’ y ‘Con las manos en la masa’, aquellos populares programas de televisión.

Los ingredientes:

Cera de Abejas: Al construir una colmena, las abejas secretan una sustancia rica en nutrientes llamada cera de abeja. Utilizada en gran variedad de productos del cuidado de la piel, la cera de abeja mejora la condición de la piel. En este caso, además proporcionará al compuesto cierta capacidad para repeler el agua

Óxido de Zinc: Es una sal mineral tiene la capacidad de adherirse a la piel y formar una película protectora que la aísla de factores externos como el aire o el sol, que puedan dañarla.

Aceite de coco: El aceite de coco es un aceite vegetal, conocido también como manteca de coco. Se trata de una sustancia grasa que contiene cerca del 90% de ácidos saturados extraídos mediante prensado de la pulpa o la carne de los cocos. Se emplea mucho en la industria de la cosmética (para elaboración de jabones y cremas) y también puede verse en las gastronomías de algunos países asiáticos. Se emplea fundamentalmente como humectante (en forma de jabones) y actúa sobre la piel como una capa protectora ayudando a retener la humedad.

Aceite del árbol del Te: Se  utiliza en tratamientos contra el acné, abscesos, forúnculos (carbunco), dermatitis, herpes y eczemas. Disminuye el pus en heridas infectadas.

Preparación:

El asunto es bastante simple y no requiere ningún ‘máster’ en cocina de esos que ahora están de moda en la televisión. Hace falta un cazo pequeño en el que pondremos un poco de agua, mientras que los ingredientes los colocaremos dentro de un recipiente (una taza o una lata) al baño maría. Primero pondremos dos cucharadas de cera de abeja y esperaremos que se diluya. Repetiremos la operación con otras dos cucharadas del aceite de coco, y media de aceite del árbol del te. El último condimento para nuestro preparado será el zinc, concretamente otras dos cucharadas. Una vez que todo esté mezclado, lo podéis sacar de la lata o taza que hayáis utilizado y verter el contenido en un recipiente que podáis transportar. También se pueden añadir todos los ingredientes y luego calentarlos. El orden de los factores no altera el producto, ya se sabe.

 




No hay comentarios

Añadir más