El equipo Mundial gana la Founders’ Cup

Sorpresa. El equipo del resto del mundo logró la victoria en la primera edición de la Founders’ Cup, el campeonato celebrado en la famosa ola artificial celebrada en la piscina de Kelly Slater, el Surf Ranch. Una prueba que puede cambiar el futuro del surfing profesional al demostrar la viabilidad de este tipo de olas, pero que que todavía debe ganar en agilidad, al menos en el diseño de Slater.

Fue un fin de semana en el que la World Surf League se volcó por completo en la cobertura y en la difusión del campeonato, no en vano se ha hecho con los derechos de explotación de la piscina de Slater, así que era la principal interesada en que todo saliese bien. Se vieron olas sensacionales, una buena producción televisiva y se logró reunir a los mejores surfistas del mundo, todas las personalidades de la industria y a leyendas de este deporte. Sin embargo, dio la sensación de que falta algo. Quizá la competencia entre surfistas por coger una ola, la dificultad por remontar al pico, y queda la sensación de que todas las olas eran muy parecidas. Todo parece demasiado perfecto, demasiado fácil incluso, a pesar de que la ola es jodidamente rápida. ¿El futuro nos lleva a esto? Puede ser. Para los surfistas que viven lejos del mar o en lugares poco agraciados de olas, una piscina de este tipo o como la de Wavegarden es una bendición.

Quizá habría que darle una vuelta de tuerca al formato de competición. Sin duda ayudaría que la maquinaria generase olas con más rápidez… En cualquier caso, es evidente que el campeonato es un paso adelante. Como decíamos al principio la victoria fue para el equipo Mundial compuesto por Jordy Smith (Sudáfrica) Bianca Buitendag (Sudáfrica)Michel Bourez (Tahití), Paige Hareb (New Zealand), y Kanoa Igarashi (Japan),  seguido del equipo de Brasil




No hay comentarios

Añadir más