http://surfactual.com/wp-content/uploads/unnamed-11-3-1050x700.jpg

Este no es el Pipeline Masters

Después de varios días de espera, ayer echó a andar el Billabong Pipeline Masters más irreconocible de los últimos años. Olas pequeñas y pocos tubos. La tradición se  ha roto. La premura por finalizar el campeonato y cumplir el calendario llevó a la organización a lanzar la prueba más importante del año para muchos profesionales que tratan de sumar los puntos necesarios para no perder la categoría.

Con este panorama, algunos ya están con el agua al cuello. Para ponernos en situación, los surfers por debajo del puesto 22 en el ‘ranking’ provisional deben hacerlo muy bien, pero que muy bien para seguir en la élite. Las cosas se han complicado por las pobres condiciones y gente como Kai Otton, Adam Melling, Ryan Callinan, Conner Coffin, Dave Cathels o Keanu Asing se lo van a jugar a una carta en la segunda ronda después de no poder ganar en la ronda inicial.

Entre lo más destacado del primer día, estuvo la exhibición de John John Florence, intratable, el buen surfing de Kelly Slater, Gabriel Medina, Julian Wilson o Filipe Toledo.

Además, en esta primera jornada también se celebró el Pipe Invitational en categoría femenina, en el que la victoria fue para Stephanie Gilmore. La australiana se impuso a Tyler Wright y Carissa Moore haciendo gala de su estilo. Para ella, seis veces campeona del mundo, fue la mejor puntuación del día, un nueve, al que acompañó con un ocho, casi nada.

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-21-54-33



No hay comentarios

Añadir más