http://surfactual.com/wp-content/uploads/r0_181_3492_2145_w1200_h678_fmax-1050x591.jpg

Glyndyn Ringrose, el verdadero ganador en Bells Beach

Mientras todos los focos apuntaban a Jordy Smith como ganador del Rip Curl Pro en Bells Beach, para muchos, el gran triunfador de este campeonato fue el ganador de la fase previa. Se trata de un surfer desconocido hoy en día y puede que sólo a los más acérrimos seguidores del Mundial les suene su apellido, porque lo que es su nombre es de lo más raro. Por si fuera poco, tiene 44 años. No se trata de Slater, que también va camino de los 50.

Glyndyn Ringrose es un australiano que dejó el circuito en el año 2000. Su último campeonato fue el Pipeline Masters que ganó el mítico Rob Machado. Desde entonces ‘Ringa’ no volvió a tomar parte en un evento de la WSL hasta la semana pasada. Es local de Victoria y todos los años se apunta a la fase previa del Rip Curl Pro para intentar llegar al cuadro principal. Varias veces se ha quedado muy cerca, pero este año, la campana sonó para él.

Lo curioso de su historia, es que Glyndyn Ringrose sufrió un cáncer el año pasado por el que le tuvieron que extirpar el testículo izquierdo. Un asunto nada bueno que llevó de la mejor manera posible, y siempre sin dejar de surfear. La vida le tenía reservado este regalo después de tantos años intentándolo y después de haber peleado por sobrevivir al cáncer. Y el siguiente regalo no fue otro que enfrentarse en la primera ronda a John John Florence, y en la segunda a Jordy Smith, dos de los mejores surfers que ha visto. Él que tuvo la oportunidad de enfrentarse a gente como Sunny García o Matt Hoy, y que ha sido testigo directo de la evolución del surf profesional gracias a su trabajo.

1492352730626

“Después de perder un testículo por culpa del cáncer el año pasado, la vida cobró un nuevo sentido para mí, y merece la pena vivir. No suelo hablar mucho sobre mi fe, pero creer es lo único que te mantiene con vida. Le doy gracias a Dios por haberme ayudado y por darme esta oportunidad. Las cosas podían haber ido en cualquier dirección, pero mantuve la fe y, aquí estoy, ganador de los trials en Bells Beach”, escribió Ringrose en su cuenta de Instagram

Pero su historia es de lo más pintoresca. Cuando dejó la competición, fue de los primeros que comenzó a surfear ayudándose de motos de agua para coger la ola. Quiksilver acababa de hacerse con el patrocinio del Quiksilver Pro en la Gold Coast y le ofreció trabajar como la patrulla de seguridad que vigila a los surfistas en las mangas y los remolca y auxilia. Desde entonces forma parte del equipo de la World Surf League para los campeonatos de la ronda australiana y el Fiji Pro.

 




No hay comentarios

Añadir más