http://surfactual.com/wp-content/uploads/46947410.jpg

Indonesia, en llamas; un drama

Muchas veces nos referimos a Indonesia como el gran paraíso mundial del surf. Tienen las mejores olas, una cultura increíble y su gente es hospitalaria. El destino perfecto. Sin embargo, tienen un gran problema en lo que a conservación del medio ambiente. Además de no saber qué hacer con las basuras, ahora el país se ve asolado por los incendios forestales, la mayoría provocados. Este año, la situación ha llegado a tal punto que los expertos los han catalogado como el mayor desastre ecológico del siglo 21. Regiones enteras han ardido. Los incendios son los peores desde 1977, expulsan a la atmósfera cada día más dióxido de carbono que el que produce la economía de Estados Unidos en el mismo tiempo, según World Resource Institute.

Las quemas que los plantadores y agricultores de Indonesia efectúan todos los años para limpiar los campos de cultivo o arrebatar espacio a las junglas se han visto agravadas este año con la presencia de fenómeno El Niño en la región.

Global Fire Data ha registrado 106.783 fuegos en Indonesia desde enero hasta el martes 20 de octubre, la gran mayoría de ellos en la isla de Sumatra y en la parte indonesia en Borneo y Nueva Guinea. Algunos surf camps se han visto afectados por la nube de humo que también ha provocado intoxicaciones a la población y problemas en el tráfico aéreo. La imagen que arriba os mostramos es una fotografía realizada desde un satélite de observación meteorológica en la que se aprecia la cantidad y densidad del humo.

Las autoridades de países vecinos como Singapur y Malasia, cuyas poblaciones sufren la contaminación que produce el humo que emana de esos incendios, han reclamado soluciones al Gobierno de Indonesia en repetidas ocasiones.

El peligro se cierne también sobre al menos 380 especies de aves y más de 10.000 plantas diferentes

Los incendios que arrasan Indonesia amenazan a la fauna y flora de la isla de Borneo, una de las regiones más ricas en biodiversidad del planeta y en la que habitan orangutanes, rinocerontes de Sumatra y elefantes asiáticos.

El peligro se cierne también sobre al menos 380 especies de aves y más de 10.000 plantas diferentes, incluida la singular Rafflesia, un parásito vegetal que produce la flor más grande del mundo (hasta un metro de diámetro).

“La magnitud del desastre que están causando los incendios es incalculable”, declaró Pauline Laurensia Ela, directora de comunicación de la Fundación para la Supervivencia del Orangután (BOS, en sus siglas en inglés).

BOS, que lleva a cabo programas de protección para orangutanes en Borneo desde 1991, se encuentra “absolutamente desbordada” por el efecto del fuego sobre la población de esos simios, considerados por los científicos como los más inteligentes del planeta, precisó la portavoz.

Los responsables de los incendios, que prendieron el pasado junio y continúan arrasando el suroeste de Borneo -isla que se reparten Indonesia, el sultanato de Brunei y los estados malasios de Sabah y Sarawak, y cuyas selvas tropicales rivalizan en biodiversidad con el Amazonas- son presuntamente las compañías de aceite de palma y derivados de la celulosa y el papel.

El objetivo de esas empresas al propiciar los focos de fuego es ganar terreno a la jungla para utilizarlo para plantaciones. A esa supuesta actividad criminal se suman las labores tradicionales de limpieza agrícola.

En la reserva natural de Mawas, en la provincia indonesia de Kalimantan Central, en Borneo, donde trabaja BOS, conviven en estado de libertad unos 3.000 orangutanes en una superficie total de algo más de 300.000 hectáreas. “Sólo aquí se habrían calcinado hasta el momento más de 15.000 hectáreas. El fuego es casi imposible de extinguir debido a que no se produce en la superficie si no en las turberas del subsuelo” explica Laurensia.




No hay comentarios

Añadir más