http://surfactual.com/wp-content/uploads/bsbs38mieaae3bg.jpg_large.jpg

Jeffreys Bay vuelve a lo grande

Tras un par de años de ausencia la ASP vuelve a una de los olas más admiradas del mundo y lo hace con el circuito más reñido que se recuerda, no solo por lo apretado de la clasificación, sino porque los actores han cambiado, al menos los que llegan a Sudáfrica en la pelea por el título mundial.
Gabriel Medina encabeza la clasificación (30.950) por delante de Michel Bourez (28.750) y Kelly Slater (28.600), cuarto es Taj Burrow (26.750), mientras que Parkinson es quinto (26.400). Este es el panorama, pero hay algo que puede resultar clave, independientemente de que unos vayan de cara a la ola y otros de espalda. Se da la circunstancia de que Medina nunca ha surfeado en esta ola y eso será un ‘handicap’ para el talentoso brasileño. Por este motivo lleva ya algo más de una semana entrenando su potente surf de backside en Jeffreys. Mientras que Bourez ha pasado parte de su descanso tras Fiji en Tahití, su tierra natal, Slater prologó casi por un mes su estancia en la isla, donde surfeó alguna de las mejores olas de su vida, según reconoció el mismo hace poco. Por su parte, Taj Burrow pasó parte de las vacaciones entre Australia e Indonesia.
Al margen de los primeros clasificados del circuito, hay que tener en cuenta a otros surfers que también se juegan mucho. Es el caso del español Aritz Aranburu, que solo ha conseguido ganar una manga esta temporada y comienza a estar en una situación complicada, con solo 5.000 puntos. Peor le han ido las cosas a Matt Wilkinson, que no ha pasado de la primera ronda en ninguno de los campeonatos disputados; es decir que ambos tienen que espabilar porque se juegan la permanencia en el WCT.
Mientras muchos apuntan como favoritos a Slater, Fanning o Medina; conviene recordar que probablemente el que mejor conoce la ola de todos los pros que se darán cita estos días en Jeffreys Bay es Jordy Smith, que además sabe lo que es ganar en esta ola. Smith llega necesitado de un buen resultado y qué mejor que hacerlo ante la hinchada local.
Y ahora queda lo más importante, las olas. Para los primeros días de competición hay previsto un swell que dejará olas de metro a metro y medio incluso más, así que el espectáculo está asegurado.




No hay comentarios

Añadir más