Jeremy Flores, del Hospital a ganar en Teahupoo

Para muchos el triunfo de Jeremy Flores ha sido una sorpresa. Hace solo un mes y medio el surfista francés no sabía ni cómo se llamaba. Es así, literal. Flores sufrió un grave accidente surfeando en Lakey Peak. El golpe fue tan fuerte que perdió la memoria. No recordaba su nombre ni dónde estaba. Sucedió en Sumbawa y todo el que ha estado por allí sabe que es el mejor lugar del mundo para tener un problema de este tipo.

Como se puede apreciar en la galería de imágenes que acompañan este reportaje, la inflamación que sufrió fue enorme y le deformó el rostro por completo.  Las heridas y los cortes no fueron lo peor. Flores sufrió una fuerte conmoción cerebral y el hecho de que tiene un pequeño coágulo de sangre dándole vueltas por la cabeza. Los médicos le aconsejaron no realizar ningún tipo de ejercicio durante varias semanas, y mucho menos en lugares peligrosos. Así que Teahupoo no era el mejor escenario para volver a la competición. Como medida de protección, el francés disputó todo el campeonato con un casco, para evitar recibir otro golpe que podría haber sido fatal.

“No había surfeado nada fuerte todavía. Decidí ir a Tahití de cualquier modo esperando que las olas no fuesen demasiado granes. Si se pone muy grande tendré que dejar el campeonato, creo que podría aguantar hasta seis pies, con algo más grande me lo tendría que haber pensado”, comentaba Flores a la web de Quiksilver.

 




No hay comentarios

Añadir más