http://surfactual.com/wp-content/uploads/56018179-1024x675_fotor.jpg

LA TEMPORADA DE LOS DESAFÍOS

El Quiksilver Pro arranca dentro de dos días en la Gold Coast australiana dando el pistoletazo de salida a un nuevo Mundial de surf que recorrerá el planeta de punta a punta. Los 32 mejores hombres y las 17 mejores mujeres del mundo pelearán por un mismo objetivo, ser los mejores. Se presenta una temporada apasionante, en el que ya se ha catalogado como el mejor Mundial que se recuerda por el nivel tan parejo de los participantes. En Surf Actual vamos a repasar algunos detalles que consideramos interesantes en una campaña plagada de desafíos.

El reto de John John Florence

Desde que en 2011 Kelly Slater ganó su último título mundial, ningún otro campeón ha logrado repetir título. Le sucedieron Parkinson, Fanning, Medina, Adriano de Souza y John John Florence. Precisamente este es el reto del joven talento hawaiano. Hay quien lo considera el sucesor natural de Kelly Slater, pero de esos ha habido muchos, porque el verdadero problema es que Slater sólo ha habido y habrá uno. Un segundo Mundial confirmaría el reinado del mejor surfer del mundo en la actualidad, capaz de ganar el Eddie Aikau con olas gigantescas que el Río Pro en condiciones mínimas; es decir, el surfer total.

Fanning reclama su cetro

El año 2015 fue uno de los más interesantes en el mundial de surf por esa batalla que protagonizaron Gabriel Medina y Mick Fanning, que finalmente confirmó al primero como el primer campeón brasileño de la historia. Todo un hito. Para muchos el ganador moral fue Fanning, que esa temporada fue atacado por un tiburón blanco y se jugó el título horas después de conocer el fallecimiento de su hermano. El australiano sufrió un golpe emocional difícil de superar, y con un divorcio de por medio. Tras un año de retiro para meditar su futuro, el tres veces campeón del mundo ha vuelto y quiere el título. Es un competidor nato y el surfer más rápido que se conoce.

Australianos contra brasileños

Australia es la gran potencia del surf mundial, especialmente en categoría masculina. De los 34 surfers del circuito, 11 son ‘aussies’, mientras que 9 son brasileños; es decir, dos países copan la mitad de las plazas. Si nos dejásemos llevar por la probabilidad podríamos apostar a que el próximo campeón del mundo será de Australia o Brasil. Los estadounidenses son ahora minoría (4), con los hawaianos en cuarta posición (3) y, ojo, seguidos por los franceses (2). Luego hay un chorreo de naciones minoritarias como Italia, Portugal, Sudáfrica o Tahiti.

El último de Kelly

Hace unos meses nos hicimos eco de la decisión de Kelly Slater de seguir compitiendo una temporada más. Visto de otra manera, se podría interpretar que también anunciaba su retirada. Cuestión de gustos. Slater quiere un título para despedirse y redondear una carrera inigualable. El año pasado mejoró sus resultados respecto a temporadas anteriores, de hecho estuvo en la carrera por el Mundial casi hasta última hora. Pero quizá el sueño del duodécimo título es eso, un  sueño. El potencial de los nuevos contendientes es enorme, y Slater no ha podido afrontarlo. Sin embargo, a todos nos gustaría volver a verlo ganar el Mundial. ¿A que sí?

Los aspirantes

Como cada año, una serie de surfers aparecen como alternativas a los grandes favoritos. Deportistas dotados de todas las cualidades para reinar, pero sin la constancia y, sobre todo, la solidez en olas grandes como para ganar el Mundial. El año pasado, uno de ellos estuvo a punto de conseguirlo, hablamos de Jordy Smith, que finalmente fue segundo. El sudafricano es uno de los surfers más estilosos y con más talento del circuito. Esa falta de continuidad y algunas lesiones de más, le han impedido ser ya campeón del mundo. Junto a él aparecen otros como Julian Wilson, la eterna promesa. Un especialista en aéreos que en situaciones duras tiene su punto débil. Desde Estados Unidos también asoma la cabeza otro aspirante, como es Kolohe Andino, cada vez más sólido y quizá en el momento de madurez justo para intentar el asalto. Luego, una batería de grandes surfers, capacitados para pelear a poco que enlacen un par de buenos resultados al comienzo. El ejemplo más claro es Matt Wilkinson, que la temporada pasada soñó con el título, pero que se lo dejó en Portugal.

 

 




No hay comentarios

Añadir más