http://surfactual.com/wp-content/uploads/ocean_dome_japan_0.jpg

Ocean Dome, la primera piscina de olas

En los últimos años los surfers del mundo entero hemos asistido expectantes a la carrera que se ha desatado por construir y diseñar la mejor piscina de olas. Todavía estamos impactados por la presentación de la ola artificial de Kelly Slater, y todos soñamos con tener un Wavegarden cerca de casa. Pero seguro que algunos se habrán olvidado de que hace ya casi dos décadas los japoneses fueron los primeros en este negocio. En 1993 abrió sus puertas Ocean Dome, un parque acuático que entre sus actividades tenía la mayor y quizá primera piscina de olas del mundo.

En su época dorada el Ocean Dome, que estaba en el Sheraton Seagaia Resort, llegó a tener unas visitas de más de 1,5  millones de personas por temporada. Costó la friolera de 2.000 millones de dólares construirlas, porque entre otras cosas, tenía una cubierta retráctil. Fue cerrada en 2007 dentro de un proceso de renovación de las instalaciones y luego fue reabierta.

El principal inconveniente es su alto precio de entrada, en torno a 50 dólares, sobre todo si tenemos en cuenta que a poco más de 300 metros se abre paso una playa natural. Sin embargo, el Ocean Dome ha logrado superar en popularidad a su «hermana», creada por la madre Tierra. A los ya mencionados imprevistos del tiempo, los usuarios valoran detalles tan sencillos como evitar las picaduras de medusa, bastante habituales en esta zona del Pacífico.

Como en cualquier lugar de baño, el Ocean Dome cuenta con una serie de normas básicas para el uso correcto de sus instalaciones. No se puede entrar a la playa con calzado de calle, ni tampoco acudir acompañado de tu mascota. Solo está permitido comer en las áreas marcadas para ello y los fumadores deberán salir al exterior para poder echar un cigarro.

En el vídeo de abajo vemos a unos jovencísimos Julian Wilson y Owen Wright probando la ola en 2009.




No hay comentarios

Añadir más