http://surfactual.com/wp-content/uploads/176218-16f67fd6-408e-11e5-aee4-367c73406707.jpg

Los ataques de tiburón desatan el pánico en Australia

Varios ataques de tiburón en Nueva Gales de Sur han vuelto a reabrir el debate en Australia de si es necesaria una pesca selectiva de los grandes escualos para minimizar los ataques. La mayoría de los incidentes se han producido a primera hora del día y justo al anochecer y han sembrado el pánico en algunas de las principales playas de Sydney. Parece como si la psicosis por el reciente ataque sufrido por Mick Fanning se haya extendido por el mundo. También se han prodicido otros ataques en Isla Reunión, donde son muy habituales, y en la costa Este de Estados Unidos.

En Australia, el problema se ha agudizado, y en algunas ciudades como Ballina se han celebrado reuniones de crisis por varios colectivos de surfers y clubes para pedir a las autoridades que reanuden la caza selectiva para que se puedan practicar deportes con mayor seguridad en las playas. En esta zona se han registrado varios ataques graves, como el que sufrió un bodyboard la semana pasada y en el que perdió un brazo. Cerca de allí, en Evans Head, un surfer también fue atacado por un gran blanco. Craig Ison, que así se llaman, sufrió graves heridas en una pierna y en un brazo, pero consiguió salvar la vida. Su relato de lo ocurrido en el periódico ‘Northern Star’ pone los pelos de punta. “Vino directo hacia mi y me mordió la pierna. Decidí que no me iba a rendir y lo golpeé en la cabeza tan fuerte como pude, aunque también me mordió en los brazos. Conseguí que se fuese, pero lo cierto es que no había razón alguna para el ataque, solo matarme”, explicó. Sus amigos lograron parar la enorme hemorragia en la playa y le realizaron el RCP de forma repetida. “Casi murió allí seis veces”, explicó uno de sus amigos, Tom Augustine. Hoy Craig Ison puede contarlo, pero advierte que esto no ha acabado. “No quiero que maten a todos los tiburones, pero tampoco quiero que este en concreto me gane. Si me recupero, iré a por él”, explico desde el hospital.

Para aumentar más todavía el miedo que se ha generado, un periódico local de la zona de Byron Bay publicó ayer la imagen de un enorme tiburón tigre cogido por unos pescadores locales en la zona de Tweed Head, justo en la frontera entre Nueva Gales del Sur y la Gold Coast. Lo cierto es que el escualo, sin ser un tiburón blanco, es de unas dimensiones enormes e impresiona.

 

 




No hay comentarios

Añadir más