http://surfactual.com/wp-content/uploads/bridge_2.jpg

El puente de la discordia en las Maldivas

Llegar por primera vez a las islas Maldivas produce una sensación extraña. Tras horas de vuelo sobre el océano encuentras un ramillete de pequeñas islas rociadas en la inmensidad azul. Es un submundo dentro del mundo, que parece vivir al límite de lo racional. Probablemente tenga los días contados por la subida del nivel del mar, pero mientras eso sucede, el país lucha por sobrevivir. Es uno de los grandes destinos de surf por la calidad y diversidad de sus olas, pero no es oro todo lo que reluce en las Maldivas. La saturación de los picos es algo habitual, los complejos privados son otro problema y para sus habitantes lo peor puede ser, sin duda la falta de espacio.

Male, su capital, tiene cuatro kilómetros cuadrados, pero tiene una población de 12o.000 personas, lo que en términos de densidad es similar a una gran capital como Londres. Los surferos de la ciudad tienen pico en el que suelen surfear sin necesidad de desplazarse a las islas del exterior del atolón. Se trata de la ola de Raalhugandu, situada en uno de los extremos de Male. Es una de las olas más consistentes de la zona e incluso ha acogido algunos campeonatos.

La ola de Raalhugandu con la torre de control del aeropuerto al fondo.

La ola de Raalhugandu con la torre de control del aeropuerto al fondo.

Ahora esa ola de Raalhugandu se encuentra amenazada por la construcción de un gran puente entre el aeropuerto y Male. El proyecto está siendo financiado por un grupo chino y se espera que cambie por completo el estilo de vida de los habitantes, porque será la primera gran estructura del país. El puente, con un coste de unos 300 millones de dólares, amenaza con cambiar por completo el flujo de agua en el canal entre las islas, al margen del impacto para los arrecifes y la contaminación extra para un país que no sabe qué hacer con los residuos que genera. El gobierno habla de muestra de amistad de los chinos, pero los surfenos no lo quieren ni en pintura, e incluso se han manifestado en contra de su construcción.

 




No hay comentarios

Añadir más