http://surfactual.com/wp-content/uploads/wetsuits-in-the-lab-1050x996.jpeg

Alarga la vida de tu neopreno

8

En los últimos años hemos asistido a una verdadera revolución en lo que al diseño de trajes de surf se refiere. Se ha pasado del clásico neopreno negro al multicolor. Los avances en las técnicas y en los materiales han llevado al mercado toda clase de diseños para atraer la atención de unos compradores que cada vez quieren materlales más  personalizados. Pero esta revolución también obliga a pagar un precio, los trajes cada vez son menos resistentes. Aquí van algunas claves para alargar la vida de tu neopreno, sí, ese que te costó casi 300 euros.


1. Es como el padre nuestro. Para mantener un traje en buenas condiciones es imprescindible lavarlo con agua dulce, no importa si te lo vas a volver a poner en la sesión de la tarde. La sal es de largo, el peor enemigo del neopreno, así que no te olvides de enjuagarlo SIEMPRE. Y no basta con un simple manguerazo por fuera, hay que enjuagarlo por dentro también. Así de paso eliminas los restos de esa meada placentera que te echaste nada más entrar al agua para calentarte.

2.Piensas que colgarlo de una percha por los hombros es lo correcto. ERROR. Si utilizas una percha para secar o guardar tu traje lo único que vas a conseguir es deformarlo. Si está mojado el peso del traje es mayor y todo el neopreno empapado estirará el traje desde los hombros. Además de deformarlo pierde elasticidad. Los trajes hay que cogarlos por la cintura de modo que el peso se reparta de forma equilibrada. Una vez que está seco, se le da la vuelta y se cuelga de la misma forma.

3. Si lo has enjuagado ya y no lo vas a usar en unos días, no te olvides de darle la vuelta cuanto esté seco por una parte. Aunque el exterior esté seco, el interior, permanecerá húmedo. Si no lo haces, el interior se estará cociendo.

4. Aunque creas que es una pijada, el champú para el neopreno se inventó par algo. El enjuague con agua está muy bien, pero ese olor a orín tan asqueroso reaparece a las primeras de cambio. Aquello de “mi traje huele a perro muerto” no es fruto de la casualidad. Tu también olerías igual si no usases champú. Aplica la dosis correcta y amasa el traje, el líquido llegará a todas las zonas donde el agua no ha conseguido eliminar la sal.

5. Insistiendo en lo del olor, lo peor no es un traje húmedo que se usó hace un par de días, lo peor es un traje húmedo y meado. Hay productos como Mirazyme, que se puede encontrar en algunas tiendas y en Internet, que eliminan el olor. Algunas marcas también venden sus propios líquidos milagrosos. Hay gente que usa Listerine, sí como lo oyes, enjuague bucal…

6. Sí, sabemos que has llegado a la playa tarde y hay unas olas increíbles. Te pones el traje de aquella manera, pegando tirones y forzando el material. Es lo peor que hay. Del mismo modo, si te has salido tarde del agua y llegas tarde a la cita con tu novia, empiezas a retorcerte para quitarte el traje como un poseso. Los materiales son resistentes, pero no indestructibles. Ahora los trajes sin cremallera son una maravilla para evitar el frío, pero un coñazo para ponérselos. Tómate tu tiempo, no fuerces las cosas.

7. Un consejo práctico para ayudar a eliminar la sal y el orín es colocar el traje en el suelo y mientras le aplicas agua, pisarlo, de dentro a fuera. Esto ayuda a que el agua penetre y elimine la suciedad.

8. Los trajes son como los perros, solo tienen un dueño. Aunque tu amigo te diga que quiere probar el tuyo para ver si se compra uno igual, dile que nones. Los materiales también se deforman si esto se hace.

Son algunos consejos prácticos, pero ya se sabe la evolución de los materiales también ha traído un deterioro de la durabilidad de los neopreonos.




No hay comentarios

Añadir más