Un Wavegarden de 17 millones de euros

La apertura en Gales del parque Surf Snowdonia ha provocado la admiración, pero también la envidia de miles de surferos en el mundo. Admiración porque es increíble y envidia porque todos querrían uno en su ciudad. En algunas ciudades los colectivos de surfistas se están movilizando en las redes sociales para incitar a las administraciones a construir uno. Sin embargo, no es un proyecto barato. Según explicaba la Agencia Reuters días atrás, el precio total de la instalación de Surf Snowdonia asciende a 17  millones de euros. Snowdonia ha sido posible gracias a la participación pública y privada, pero a nadie se le escapa que estamos hablando de una cantidad considerable para la actual situación actual.

Los surferos siempre pensamos nada más que en la ola, pero los responsables de este parque han ido un poco más allá y han creado un complejo de multiaventura que engloba otras actividades para completar al gran lago de 300 metros en el que se surfea. Otra cosa es la calidad de la ola, que no es muy allá. Después de haber visto el prototipo de Wavegarden en el País Vasco, pensamos que es mejor que el resultado final de la ola de Surf Snowdonia.

En cualquier caso, es una alternativa muy interesante, así que vamos con los precios. Surfear una hora en el lago principal, entendemos que sois surfers avanzados, cuesta 41 euros por una hora. Si estáis interesados en comprar un bono de 20 horas, el precio es de 823 euros, euro arriba, euro abajo según el tipo de cambio que hemos utilizado.

Como ya informamos en su día, en Madrid se está trabajando en un proyecto similar, cuyas obras deberían comenzar el próximo mes de septiembre, pero está por ver cómo marcha. Con una inversión inicial de 12 millones de euros y más de 110.000 metros cuadrados, la piscina principal tendrá unas dimensiones de 350 metros de larga y 180 metros de ancha. «Estamos en fase licitación pública, y por el lado financiero, trabajamos con pequeños inversores privados. Una parte de proyecto se realiza con deportistas profesionales, y también estamos analizando el formato más efectivo de una campaña de crowdfunding», destacó el director deportivo de Wet Madrid 2016, Jaime Herraiz, en declaraciones a el periódico ‘El Mundo’. Este proyecto de ‘Surf in the City’, utilizará la misma tecnología de Wavegarden.

El proyecto de Madrid contará con una inversión inicial de 12 millones de euros y tendrá más de 110.000 metros cuadrados.

Hay otros centros de olas artificiales en el mundo, en Dubái o las islas Canarias, por ejemplo, pero el concepto ideado por el ingeniero y surfista donostiarra José Manuel Odriozola pretende ser diferente.

Contrariamente a las piscinas de olas, Wavegarden es una laguna al aire libre y toda la maquinaria está sumergida, por lo que se funde con el paisaje de las montañas de Snowdonia.

La laguna de 300 metros de largo, cuya superficie equivale a seis terrenos de fútbol, tiene una pala que crea olas a una frecuencia de una por minuto. Estas olas, que tienen una altura de entre 70 centímetros y 2 metros, garantizan 20 segundos de surf ininterrumpido.

La laguna tiene capacidad para 36 surfistas al mismo tiempo y la empresa promotora espera recibir a 75.000 visitantes anuales. “Las olas son fantásticas. Cada minuto tienes la misma ola regular, es un medio formidable de aprender y progresar. Es una muy buena noticia para el mundo del surf”, explicó a la AFP Jo Dennison, varias veces campeón británico.

 

¿Y cómo se crean olas artificiales? Odriozola pone cara de póquer. Hallar la solución le ha costado casi seis años de trabajo. Empezó en 2005 con simulaciones por ordenador y luego pasó a las maquetas. Más tarde consiguió el terreno para excavar la laguna en las cercanías de Aizarnazabal. No se atreve a calcular cuántas soluciones ha ensayado. «Una vez llegamos a probar un sistema en el que la ola se generaba con un tractor que circulaba por un lateral de la laguna», cuenta divertido.

El prototipo definitivo vio la luz en 2010 y desde entonces Odriozola y sus amigos han hecho desfilar por Aizarnazabal a todos los primeros espadas del surf mundial. «Las últimas pruebas las hicieron gente clasificada entre los diez primeros puestos del campeonato del mundo», puntualiza.




No hay comentarios

Añadir más